ALZHEIMER

0
104
views

El cerebro de Alzheimer en las personas se vuelve resistente a la insulina a partir de al menos diez o veinte años antes de que aparezcan los síntomas, lo que afecta la capacidad de las células cerebrales de usar la glucosa, lo que hace que funcionen mal y mueran. Se descubrió a finales de la década de 1960 en el laboratorio de George Cahill, MD (ahora fallecido) que el cerebro cambia fácilmente al uso de cuerpos de cetona como un combustible alternativo durante la inanición cuando se agotan los suministros de glucosa. Esta nueva investigación es la culminación de décadas de investigación que siguieron y, por primera vez, muestra que las cetonas podrían disminuir los cambios que ocurren en el cerebro y también mejorar la función cognitiva en esta enfermedad. Además de actuar como un combustible alternativo, las cetonas imitan algunos de los efectos de la insulina y también son antiinflamatorios. La inflamación es otra característica clave que afecta el cerebro de Alzheimer.

Ya se han realizado estudios de toxicidad del éster de cetona en personas que muestran que no hay efectos adversos y ha sido aprobado por la FDA como “Considerado generalmente como seguro (GRAS)”. Ahora se necesita con urgencia fondos para producir en masa este éster de cetona y realizar ensayos clínicos en humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here