ALZHÉIMER Una cura sin fármacos

0
84
views

ALZHÉIMER Una cura sin fármacos

Ángeles Torres se define a sí misma como autodidacta, reflexóloga y cuidadora. Deberíamos añadir también que es investigadora y escritora y una persona empoderada en el campo de la demencia y toda su problemática asociada. Persona enérgica y optimista por naturaleza, muy activa en las redes sociales, dedica gran parte de su tiempo a su tarea como cuidadora y a difundir mediante charlas y su blog su sorprendente experiencia en la mejoría del Alzhéimer de su madre. Estará en BioCultura dando una conferencia y presentando su libro “Alzhéimer. ¡Sí se puede!” (Círculo Rojo Edit.?

-¿Puedes explicar el libro a quien no lo haya leído?
-Es un libro de autosuperación y también de denuncia. Habla de los nefastos efectos sobre la salud que tienen la mayoría de psico-fármacos y muestra cómo con una alimentación determinada, y con la ayuda de ciertos suplementos naturales, las demencias se pueden mejorar de manera sustancial y recuperar así gran parte de la calidad de vida perdida por la persona enferma y su entorno. ¡Somos lo que comemos!

EL DIAGNÓSTICO
-¿Cómo empezó todo?
-Todo empezó cuando el médico que trataba a mi madre de su Alzhéimer me dijo que no llegaría con vida al verano. Era enero del 2014 y mi madre estaba en fase terminal grado 7, a las puertas de la muerte. La impotencia que sentí, la parsimonia de los médicos que me había encontrado en el camino, el espíritu de lucha que me inculcó mi madre; todo ello me llevó a iniciar una búsqueda desesperada de alternativas que afortunadamente dio su fruto.

– ¿Por qué dices que has recuperado a tu madre?
-Porque ha pasado de ser una persona en un estado vegetativo, inerte, sin habla, sin expresión, siempre de urgencias hospitalarias y al borde de la muerte, a ser una persona que está alerta, capaz de interactuar, participar, reconocerme, sonreir… y todo ello sin la toma de un solo fármaco. Como digo en el libro, ha sido como contemplar “el renacer de una flor”.

-¿Qué te han comentado la gente, los doctores, los cuidadores?
-De todo… Al principio la mayoría de personas me decían que estaba loca, que la demencia no tiene cura, que quién me creía que era yo… Me sentí muy señalada y criticada. Tiempo después, al comprobar la mejoría de mi madre y el de otros testimonios que han aplicado el método con sus enfermos, hasta he recibido felicitaciones de profesionales que en su día fueron claramente en mi contra. Por supuesto que me sigo encontrando con personas que me desacreditan incluso antes de informarse pero también con mucha gente que me apoya, ya sea difundiendo el mensaje o experimentando e investigando por su cuenta.

EL ACEITE DE COCO
-¿Cómo lo has hecho? ¿Qué tiene el aceite de coco?
-Lo he hecho modificando la dieta de mi madre, reduciendo los carbohidratos al máximo, aumentando las proteínas e introduciendo el aceite de coco virgen. Además de suplementar la dieta con antioxidantes, omegas, vitaminas y algunas plantas neuro-protectoras y dexintoxicantes, entre otras cosas.. El aceite de coco es un milagro para nuestras neuronas. En el Alzhéimer el cerebro no puede alimentarse de glucosa y así las neuronas van muriendo poco a poco. Pero existe un combustible alternativo a la glucosa: las cetonas. Las cetonas son fabricadas por nuestro cuerpo al transformar las grasas en energía. Pues bien, el aceite de coco es extremadamente rico en ese tipo de grasas (triglicéridos de cadena media), por lo que alimenta literalmente a las neuronas siendo capaz de traspasar la barrera hematoencefálica.

-Háblanos de tus recetas…
-Son platos fáciles de cocinar y equilibrados en cuanto a los nutrientes que contienen. Son mayoritariamente vegetarianos, aunque incluyo algunas recetas con carne y pescado pero de manera moderada. Los alimentós, preferiblemente ecológicos y frescos. Importante introducir alimentos como la leche de coco, el aguacate, los frutos secos, etc.

-Háblanos de algunos especialistas que has consultado y de sus trabajos…
-Mi principal inspiradora y la persona que tuvo una influencia determinante sobre mí la sido la Dra. Mary Newport, de Florida, con su artículo: “¿Y si existiera una cura para el Alzhéimer y nadie lo supiera?”. Ella trató el Alzhéimer avanzado de su marido a base de una dieta cetogénica y de aceite de coco y su marido se recuperó. Ella misma me animó por mail a intentarlo con mi madre y siempre le estaré agradecida por ello. Otro investigador en la materia es el Dr. Richard Veech, que lleva muchos años investigando el efecto de las cetonas en el cerebro.

PROTOCOLOS
-¿Qué fue lo peor de todo el proceso?
-Lo más duro fue el hecho de tener que enfrentarme a los médicos y rechazar sus tratamientos y protocolos. Recuerdo ponerle aceite de coco en el suero a mi madre y ver como empezaba a reaccionar…y claro, tener que hacerlo a escondidas como si fuera una delincuente… no fue fácil. Y luego estaba la impotencia de ver de qué manera la medicina oficial trata las demencias: se recetan fármacos que, además de no servir para nada, producen efectos desvastadores en el paciente. Algunos de estos fármacos tienen demandas y juicios en Estados Unidos. ¿Cómo es posible que nadie te hable de la alimentación, de desintoxicar el cuerpo, de nutrir el cerebro? Sólo puedo entenderlo por el hecho de que algunos ven un gran negocio en el campo de las enfermedades neuro-degenerativas, en lo que ya se conoce como la epidemia del siglo XXI. En lugar de enfermos ven clientes potenciales.

-¿El mejor consejo para un cuidador es “amar”?
-El amor es una energia que cura. Si ponemos amor en aquello en lo que creemos y en lo que hacemos, seguro que funcionará mucho mejor. Por otro lado, pienso que sin amor enfermedades tan brutales como ésta serían imposibles de soportar. El Alzhéimer te deja el corazón devastado y eso hay que compensarlo generando más y más amor para el enfermo y para ti mismo.

-¿Cómo ves ahora el futuro?
-Con esperanza, como una oportunidad para calmar el dolor que existe en las familias con enfermos de demencia. Queda muchísimo por hacer y por investigar, pero desde un enfoque holístico, desde la base, la nutrición y obviamente desde la prevención, cambiando hábitos de vida. El futuro lo veo como una oportunidad para ayudar desde mi experiencia a empoderar a las personas para que tomen parte activa en el cuidado de su salud. Y también con esperanza en que los profesionales de la salud investiguen y se cuestionen qué funciona y qué no, y se atrevan a mirar un poco más allá de lo meramente establecido por el sistema médico oficial.

Esteban Zarauz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here