APRENDAMOS A APRENDER

0
131
views

La neurodegeneración
Las deficiencias nutricionales

Al igual que el resto del cuerpo el cerebro necesita una buena nutrición para desarrollarse y funcionar adecuadamente.
El folato una de las vitaminas del grupo B (ácido fólico o vitamina B9) es importante para el desarrollo fetal del cerebro y la médula espinal. Es importante también para el cerebro y la función nerviosa de los adultos y se ha asociado la carencia de esta vitamina con las enfermedades neurodegenerativas.
(la cantidad diaria recomendada es de 400 microgramos)
Dentro de las muchas características del Alzheimer es la pérdida de masa cerebral debida al encogimiento. De hecho es normal que el cerebro se encoja un poco con la edad, pero en el Alzheimer la tasa de encogimiento se acelera.
Parece que las deficiencias de estas vitaminas el folato y demás vitaminas del grupo B como las B6 (piridoxina) y B12 (cianocobolamina) aceleran el envejecimiento y encogimiento del cerebro.
Investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron que darle dosis altas de estas vitaminas a los ancianos que tenían discapacidad cognitiva reducía la tasa de encogimiento cerebral casi a la mitad.La deficiencia de folato puede influir también sobre la enfermedad de Parkinson.
El folato no cura la enfermedad de Alzheimer, ni de Parkinson pero parece que una deficiencia de el aumenta la vulnerabilidad a ella.
También la importancia del magnesio en la enfermedad es crucial; su deficiencia puede provocar debilidad muscular,ataques epilépticos, temblores, trastornos cardíacos y problemas circulatorios.
Fuentes buenas de magnesio son las hojas de remolacha, las remolachas,las semillas de sésamo, las espinacas,las pipas de girasol, los frutos secos y las gambas.
También el litio,este estimula la liberación de proteínas que protegen de daños a las células cerebrales, mejora su supervivencia y estimula el crecimiento y la reparación neuronal. También bloquea los efectos destructores de las neurotoxinas, como el glutamato monosódico, la cafeína y los fármacos anticonvulsivos.
Otros a tener en cuenta sería el zinc que lo encontramos en los pescados, los mariscos,el trigo integral, la leche,la carne y las verduras de hoja.
También la vitamina C que funciona como antioxidante protector, participa como cofactor en varias reacciones enzimáticas y trabaja como neuromodulador de varios neurotransmisores, como la colina, la dopamina y el glutamato.
Las mayores concentraciones de vitamina C en el cuerpo están en el cerebro,y los tejidos neuroendocrinos.
Encontramos esta vitamina en la coliflor, el brécol, los tomates, los pimientos, las verduras de hoja oscura, los mangos, papayas y cítricos.
Recordando las vitaminas del grupo B decir que las mayores fuentes de vitamina B12 son los pescados, las carnes, las aves de corral, los huevos y los lácteos.
La tensión oxidante descontrolada y la destrucción por los radicales libres son uno de los rasgos distintivos en la enfermedad.
La única forma de aumentar los niveles antioxidantes en el cerebro es comer alimentos ricos en antioxidantes . Los mas principales antioxidantes diéteticos son: vitaminas A, C, D, E y K; los minerales selenio y zinc; al ácido alfa-lipoico, la coenzima Q10 y los flavonoides como el alfa-caroteno, el licopeno y el beta-caroteno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here