COMO TRATAR NATURALMENTE LA GANGRENA

0
755
views

Gangrena es el término que se emplea para describir la muerte de un órgano, tejido o hueso causada por una falta de oxígeno y nutrientes. Es una complicación que resulta de lesiones tisulares (como una congelación), obstrucción del flujo sanguíneo o la evolución de enfermedades crónicas como la diabetes mellitus.

Externamente, las manos y los pies son las áreas más afectadas por la gangrena; internamente, es más probable que afecte a la vesícula biliar y los intestinos. El término gangrena húmeda hace referencia, en general, a una infección bacteriana. En la gangrena seca, no existe infección.

La gangrena suele caracterizarse por la presencia de dolor seguido de entumecimiento. Puede pasar desapercibida al principio, especialmente en las personas ancianas o que tienen una pérdida de sensibilidad. La zona afectada por la gangrena suele estar fría y pálida, sobre todo al principio de la enfermedad.

Pueden aparecer ampollas, y la pesona experimenta un aumento de la frecuencia cardíaca y una sudoración profusa. A medida que el tejido muere, la piel empieza a oscurecerse. La muerte tisular da lugar a la pérdida del tejido.

La gangrena seca se puede ver en casos avanzados de diabetes y arteriosclerosis. El tejido no está infectado, sino que se seca y se apergamina durante semanas o meses. La gangrena húmeda progresa mucho más rápidamente. La zona afectada puede inflamarse y desprende un olor nauseabundo. Fiebre, aumento de la frecuencia cardíaca, respiración rápida, alteración del estado mental, pérdida del apetito, diarrea, vómitos y colapso vascular pueden aparecer a medida que la infección progresa.

La principal causa de la gangrena suele ser una lesión de los vasos sanguíneos que produce una interrupción del flujo sanguíneo, la presencia de una infección bacteriana o ambas. Estas lesiones pueden deberse a quemaduras, úlceras de decúbito infectadas, forúnculos, congelación, fracturas complejas, cortes profundos o heridas por arma de fuego.

La gangrena puede desarrollarse, además, debido a la mala circulación y la obstrucción de los vasos sanguíneos, asociada a coágulos sanguíneos anormales, torsión de órganos y enfermedades como diabetes, enfermedad coronaria y síndrome de Raynaud. La gangrena de los órganos internos puede atribuirse a un apéndice perforado, heridas internas o complicaciones de la cirugía.

El torrente circulatorio es el principal sistema de transporte del cuerpo. Cuando el flujo sanguíneo se reduce, el aporte de oxígeno y nutrientes necesario para mantener los tejidos sanos está enormemente disminuido y los glóbulos blancos necesarios para luchar contra la infección no están disponibles. En este entorno, las bacterias invasores crecen y se multiplican rápidamente. El estreptococo y el estafilococo son los agentes más habituales que producen infecciones cutáneas externas.

La gangrena gaseosa, también llamada miónecrosis progresiva o por clostridios, es un tipo de gangrena húmeda producida habitualmente por Clostridium perfringens u otras especies capaces de crecer en condiciones en las que existe poco oxígeno. Estas bacterias producen gases y toxinas venenosas cuando crecen en los tejidos.

Es importante observar que todo indicio de grangrena debe ser tratado, de inmediato, por un médico. Sin embargo, existen remedios caseros y naturales que ayudan a prevenir este trastorno especialmente si la persona tiene tendencia debido a su enfermedad (como la diabetes) a la posible aparición de ella.

Quizás le interese conocer ¿Por qué ocurre el pie diabético y cuáles son sus remedios?

Remedios populares
Remedio para la gangrena #1: Hervir un puñado de sello de oro en medio litro de agua por 10 minutos. Cubrir y dejar refrescar. Empapar un paño limpio con esta preparación y aplicar sobre la llaga o herida para evitar que se gangrene. Realizar este remedio varias veces al día.

Remedio para la gangrena #2: Verter 1 cucharada de hojas de ginkgo biloba en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Colar y tomar 2 tazas al día. Este remedio ayuda a activar la circulación; aspecto necesario para evita una posible gangrena en el futuro más si la persona sufre de diabetes.

Remedio para la gangrena #3: Mezclar raíz y flores secas de equinacea y extraer 1 cucharada. Verter en una taza de agua y hervir por 5 minutos. Cubrir por un rato y luego colar. Tomar 1 taza al día por un mes. Descontinuar un mes y de nuevo retomar por otro mes y detener su uso hasta el próximo año. Esta planta ayuda a reforzar el sistema inmunológico lo que evita la gangrena en caso infeccioso, pero no debe ser empleada por largos períodos de tiempo; de allí que se solicite que se descontinúe su

Remedio para la gangrena #4: Hervir un par de hojas de col, previamente lavadas, en medio litro de agua. Luego aplicar las hojas tibias en la zona donde está la llaga. Dejar puesta y una vez fría volver a aplicar otras hojas hasta que la herida adquiera una mejor apariencia.

Remedio para la gangrena #5: Verter 2 cucharadas de raíz de malvavisco, lavado y picado, en medio litro de agua y hervir por 10 minutos. Retirar del fuego, dejar refrescar y empapar un paño en esta decocción. Luego aplicar sobre la llaga para evitar que se infecte y posteriormente se gangrene. Este remedio también puede ser tomado una taza al día.

Recomendaciones
Acudir a terapias de quelación Aunque es una terapia alternativa, que muchas personas cuestionan, la quelación se ha usado con éxito evitando la gangrena y posterior amputación en el caso de muchos diabéticos. Se trata de un tratamiento que utiliza una solución endovenosa que contiene el fármaco ácido etilenodiaminotetracético (EDTA), entre otras sustancias. En el torrente sanguíneo, el EDTA se une a las toxinas y las elimina, y evita la formación de placas en las paredes arteriales. Favorece la circulación en el organismo y, aunque no está demostrado, es capaz de revertir el proceso que da lugar a la gangrena. Sin embargo, es necesaria una intervención precoz.

Mantener limpias las lesiones o heridas en especial en el caso de los diabéticos.

Tener especial cuidado las personas que sufren de diabetes o arteriosclerosis graves con las manos y pies, para evitar la disminución de la circulación y la presencia de infecciones que pasan desapercibidas y pueden dar lugar a gangrena. Cualquier lesión o infección, aunque sea ligera, debe ser curada de forma inmediata. Ha de prestarse una atención especial a los pies, que deben estar limpios, secos y calientes, cubiertos por calcetines suaves y que no estén muy apretados.

Evitar fumar, ya que el tabaco produce vasoconstricción en las manos y los pies, con lo que disminuye la circulación sanguínea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here