DEFENSA NATURAL CONTRA LAS INFECCIONES

0
682
views

Los recién nacidos obtienen su alimento de la leche materna y esta es rica TCM (triglicéridos de cadena media). A medida se toma la leche los TCM se descomponen y convierten en AGCM (ácidos grasos de cadena media), algunos de ellos se convierten en cetonas y otros se liberan al torrente sanguíneo como ácidos grasos libres. Cuando los niveles de glucosa están bajos la grasa corporal se descompone en ácidos grasos y se utiliza para dar energía a nuestras células. Los ácidos grasos que provienen de la grasa corporal almacenada son casi en su totalidad ácidos grasos de cadena larga (AGCL) y no pueden cruzar la barrera hematoencefálica. Es curioso, si el cerebro tuviese acceso a los AGCL los usaría para producir energía como lo hacen otras células del cuerpo pero no tiene acceso a ellos y se ve obligado a depender de las cetonas que cruzan fácilmente la barrera hematoencefálica.
Para los que padecen cualquier enfermedad neurodegenerativa son muy importantes los AGCM por proporcionar energía al cerebro. y además protegen al cerebro contra infecciones.

    Más importante todavía de saber es que los TCM del aceite de coco son idénticos a los que se pueden encontrar en la leche materna y poseen el mismo potencial anquiridatimicrobiano.
    El aceite de coco añadido a la terapia normal y corriente de antibióticos mejora la recuperación de la neumonia adquirida.
    Se sabe también de la presencia de infecciones en el cerebro y también en muchos casos de Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas están asociados a infecciones.
    Sorprende que a diferencia de la mayoría de los fármacos incluso los antibióticos los AGCM (ácidos grasos de cadena media) pueden atravesar la barrera hematoencefálica y acabar con una infección.
    Los AGCM se utilizan en varios medicamentos y suplementos dietéticos. Por ejemplo el ácido caprílico se utiliza en ciertas formulaciones anticándidas.
    La monolaurina, otro suplemento derivado del aceite de coco se usa como antibiótico de amplio espectro..
    El aceite de coco fraccionado es un ingrediente común en muchos productos de salud. Incluso el aceite de coco se a añadido a cápsulas como suplemento dietético.
    Otra particularidad del aceite de coco es que casi el 85% de sus ácidos grasos muestran actividad antimicrobiana.
    Los ácidos grasos más importantes del aceite de coco que luchan contra los gérmenes son el ácido láurico, el ácido mirístico, el ácido caprílico y el ácido cáprico. Todos ellos son grasas saturadas buenas.
    El ácido estrella por excelencia del aceite de coco es el láurico por su mayor efecto antibacteriano, antivírico y fungicida. Es el ácido graso más abundante en el aceite de coco, aproximadamente el 50%.
    Pero todos los ácidos del aceite de coco trabajan conjuntamente de manera sinérgica con el potencial más amplio y más fuerte para matar gérmenes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here