LA DUREZA DE UNA ENFERMEDAD LLAMADA ALZHEIMER Y LA ALTERNATIVA NATURAL AL ALCANCE DE TODOS

0
169
views

Mi historia es conocida por muchos y a Dios gracias de la posibilidad que me a dado que a pesar de tantas lágrimas derramadas en mi vida me regaló su mirada, la del entendimiento, la de no tirar nunca la toalla, la de creer que siempre se puede hacer más. la esperanza de que menos la muerte todo es posible, la realidad de que a veces la enfermedad tiene un mensaje para nosotros. Cuesta pensar que pueda tener un mensaje la enfermedad pero así lo es. Más allá de lo terrible que algunas enfermedades resultan, mas allá del dolor que nos causan, mas alla de la impotencia, la rabia, el sentirse perdido, la impotencia…mas allá del dolor tan inmenso de ver desintegrarse a quien mas amamos la enfermedad nos regala su cara bella….EL AMOR.
Cuando doy charlas o me invitan a conferencias muchas personas no entienden este punto de vista, no entienden como se puede sacar amor de algo que duele hasta la médula…pero sorprendentemente así lo hace. El Alzheimer siendo terrible, siendo una experiencia brutal, una enfermedad que nadie la desea a nadie, una enfermedad que se lleva todo del enfermo…menos su AMOR…a pesar de ello el Alzheimer nos regala el AMOR. Jamás experimente tanto amor como el hecho de haber cuidado a mi madre, puedo decir con la boca grande que el Alzheimer saco a flote de mi virtudes, dones y cualidades que nunca pensé tener…me dio saber tener paciencia, me dio aprender a tener una sonrisa en mi rostro en vez de cara de amargada, me dio improvisación cuando no sabia que decisión tener, me dió paz cuando entendí que para cuidar y torear la enfermedad me tenía que alinear con ella. Dicen que cuando no puedes con tu enemigo lo mejor es hacerte amiga de el…asi lo hice y fué lo mejor que hice porque gracias a ello, a esa decisión me lancé a la tarea de que hacer para mejorar el estado de mi madre, entendí que para ayudar tienes que conocer, no podemos mejorar lo que no conocemos, me empape de toda información que caía en mis manos, le cambié las lágrimas de mi madre por mi mejor sonrisa a diario, me inventaba chistes para que riera, opte por hacerle sus días siempre llenos de alegría. Y lo mas importante, al aceptar la enfermedad me dio alas para buscar alternativas y de cierto que lo logré. No fué un camino de rosas, fácil, de un día para otro…pero la constancia, la perseverancia,la fe y el amor fueron los ingredientes pilares. No podemos cerrar nuestra mente a aquello que desde que nacimos nos enseñaron, la vida evoluciona por segundos, nosotros también; jamás quedarse con un NO como contestación. Abrir la mente te abre el alma, cuando comprendí que cambiando parámetros y protocolos podía ayudar a mi madre fué el punto de paz.
Hay muchas personas en el mundo que su dolor los frena, que su falta de interés por conocimiento les pone barreras, personas que quedan noqueadas con un diagnóstico y solo oyen y retienen lo que el médico les dice; no evalúan que el médico puede estar equivocado, no evalúan que el médico a cambiado mucho del médico de antaño, aquel que se involucraba con el enfermo, con la familia, que se interesaba por los problemas de la familia, aquel que tenia en cuenta todos los factores que nos rodean. Muchísimos médicos han aprendido a curar con química, pocos de forma holística. En el Alzheimer y demás demencias a quedado mas que constatado que los fármacos de mas de dos décadas no han solucionado nada, no han detenido la enfermedad, ni minimizado la enfermedad, ni el dolor del enfermo y mucho menos de la familia. Fármacos que drogan que dopan, que anulan la voluntad del enfermo, que los dejan ahí estancados en esa cárcel propia que es la mente, fármacos que además por si fuera poco les ocasionan más problemas y el deterioro es rápido. Ver a tu ser querido como se desintegra a diario es una experiencia muy dura, ver y recordar como era tu padre o tu madre, o tu marido o mujer, que hablaba, que reía, que caminaba, que recordaba, que se movía, que tenía expresión en su rostro a verlo como lentamente deja de hablar, como deja de tener expresión, como la mirada les cambia en esa mirada de perdidos, como empiezan a tener problemas de deglución, como deja de caminar, como se vuelve agresivo o más agresivo, como sufren porque se dan cuenta que están perdidos, ver como los riñones se les estropean, el hígado se altera, la rigidez hace acto de presencia, como sus manos se van cerrando y plegando sus dedos que luchamos por estirarles los dedos para apretar sus manos,como pierden el sentido de la noche y el día, como la comida se les cae de la boca, como delante del plato no saben que tiene que hacer, como confunden el agua, el pan,….como lentamente pero de modo seguro se van encogiendo hasta quedarse vegetales….un panorama horroroso pero que es así sino entendemos que están asi por la acción de los fármacos. Una enfermedad no puede taparse con una droga..es un engaño y un crimen .
Mi madre me repetía siempre que la verdad me haría libre, la verdad fué entender la trama que hay con una enfermedad que la medicina no puede curar pero si saca tajada de beneficios con un fármacos que los vuelven más locos si asi se puede decir y teniéndolos crónicos de por vida hasta que mueran. Esta es una realidad aplastante que muchos, muchos tapan. Nos engañan, nos tapan la boca vílmente nos dicen que no somos médicos, que para que preguntar o que no hagamos caso a los efectos que ponen en los prospectos…en pocas palabras…cállate…….algunos lo hacen otros no…la fuerza que sentimos por nuestro ser querido que se nos va puede contra todo.
Abrir la mente significa que la toalla jamás hay que tirarla y que siempre puede haber un modo en mejorar, nuestros antepasados lo sabían. ¿recuerdan como se curaban entonces?..quizás no había lo que hoy llamamos estrés pero también trabajaban, luchaban pero sabían como curarse..morían sí…pero no siendo esclavos de un sistema que nos tiene esclavos y dominados, donde las enfermedades muchas de ellas son creadas en laboratorios para eliminarnos…donde supera el egoísmo al poder ante la vida humana.
El Alzheimer no tendrá cura pero si tiene mejoria, una mejoria digna para el enfermo. Y la dignidad no tiene precio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here