La psiquiatría que mata

0
10
views

Hay un abuso por parte de muchos psiquiatras para recetar solamente medicamentos para desordenes mentales, etiquetando a los hiperactivos, deprimidos y psicóticos, entre otros, de tener una base biológica, genética o desbalance químico cerebrar. Cuando hay muy poca evidencia científica al respecto y de lo que realmente se trata es de un negocio.

En nuestras investigaciones, uno de los estudios más completos que hemos encontrado es el del psiquiatra y psicólogo Peter Roger Breggin, de 40 años de práctica privada y uno de los más destacados críticos en EEUU en contra del monopolio de la psiquiatría y las psicofarmacéuticas. En su obra “Toxic Psyquiatry” [La Psiquiatría Tóxica] (1991) muestra decenas de estudios probando que los medicamentos que se usan para la mayoría de los transtornos mentales son más perjudiciales a corto, mediano o largo plazo que curativos y es un negocio.

Tomemos el caso de los niños que padecen del Desorden de Deficit de Atención (ADD, por sus siglas en Inglés). A casi dos millones de niños le prescriben drogas para controlar su conducta en la casa y en la escuela.

Somos testigos que las drogas como el Ritalin los atonta, los tornan fuera de sí, desorientados y soñolientos.
Cuando se le otorga la medicina en las escuelas en consecuencia, pierden horas de aprendizaje. Es muy frecuente que se etiquete erroneamente a cualquier niño cuando no se puede estar quieto. Cuando sabemos que es normal que los niños jueguen, corran y brinquen.
Las drogas le ayudan a llevar el dolor, pero no los cura según el Dr. Breggin. En los casos de hospitalización, el Medicaid cubría en los años 80′ la cantidad de $425 diariamente, hoy es casi el triple.
Un negocio redondo para los hospitales, psiquiatras y psicofarmarcéuticas.

En términos físicos, los efectos secundarios negativos que se pueden presentar son nauseas, dolor de cabeza, dolores estomacales, picason en la piel, espamos musculares y psicosis pueden aveces desarrollarse. Pueden también desarrollar dependencia según la agencia de Administración de Alimentos y Drogas, DEA). Es decir, que el niño pobablemente va a depender de las drogas toda su vida debido al “lavado de cerebro” de las psicofarmacéuticas.

La depresión y la psicósis son también un gran negocio. Las drogas, lejos de curar han llenado los bolsos de las psicofarmacéuticas, según las investigaciones del periodista Robert Whitaker.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here