POR LOS CUIDADORES…

0
61
views

Enumerar todo todo lo que significa y implica ser cuidador llevaría días y semanas….y explicar todo lo que a supuesto haber sido y ser ex- cuidador otro tanto. Dos décadas atrás no se había escuchado tanto este fenómeno «cuidador» como hoy día y gracias a Dios y a nuestro testimonio hemos logrado levantar el grito y pasar de ser estigmatizados por una sociedad que no quería saber la realidad y el día a día de los cuidadores a qué se nos tenga presentes , se nos reconozca nuestra entrega, labor y trabajo y se puedan pedir políticas en pro de nuestros derechos. No por ello debemos bajar la guardia y si seguir en nuestras demandas políticas. En ello va nuestra dignidad como personas que TRABAJAN aunque no nos coticen a la seguridad social.
Y a pesar de que ciertos sectores se empeñen en quitar importancia y prioridad a nuestra labor los datos y estadísticas mundiales de cuidadores son un claro ejemplo de que existimos y de qué debemos de dejar de ser tratados como simplemente los hijos buenos que cuidan a sus padres. Escondiendo el dinero que les ahorramos al Estado.Y nuestra labor, dedicación, entrega y trabajo hasta el final del papá o la mamá merece el nombre de TRABAJO con todas las prestaciones y derechos que tiene cualquier trabajador oficialmente escrito y firmado en un contrato. Si los políticos que determinan las leyes y los derechos tuvieran presentes nuestra realidad no dudarían tanto en si dar o no derechos y ayudas, en darnos seguridad social y incluso un subsidio para cuando finalice nuestra «labor» trabajo. Los cuidadores tenemos una situación que nos marca nuestra vida, y hacen diferente nuestras peticiones del resto de trabajadores .
Recordemoslas:
– en la mayoría de los casos somos y elegimos ser cuidadores por AMOR frente al no amor de los hermanos. Frente al egoísmo de hermanos que anteponen sus vidas y sus egoísmos , que ponen mil y una excusa para evadir responsabilidades.
– somos cuidadores porque la enfermedad no a podido esperar si aceptamos o no, la enfermedad llega y requiere ya .
– nos implica intentar conjugar nuestro trabajo con cuidar pero al final en muchísimos casos debemos elegir entre nuestro trabajo o quedarnos definitivamente en casa con el enfermo porque nos resulta imposible partirnos en dos .
– nuestro presente empieza a cambiar.
– nuestra zona de confort antes de la llegada de la enfermedad del papá o la mamá se vuelve un caos .
-nuestra relación de pareja o de matrimonio empieza a afectarse, no disponemos de tanto tiempo como antes, el cansancio se adueña de nosotras, el ánimo se nos cae al suelo. Debemos luchar entre los reclamos que nos hace nuestra pareja y nuestro ser querido que cuidamos.
– los amigos empiezan a regular cuando ya no podemos salir con ellos, cuando nos llaman para salir o tomar un café y anteponemos nuestra situación. Se van alejando lentamente . Pasamos de ser la querida amiga a la «pobre» amiga.
– no nos preparan ni nos dan cursos tanto que presumen diciendo que si para enseñarnos el manejo de la enfermedad y de nosotros . A mi casa nadie vino a enseñarme que tenia que hacer. Lo fui aprendiendo en el transcurso de la enfermedad. Lo que muchas personas pagan por aprender nosotras tuvimos que aprenderlo leyendo, en el día a día . Aprendimos las urgencias que nos sorprendían cada x tiempo, porque la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad que cada día sorprende y que cuando creemos que todo marcha bien nos da sobresaltos.
– la economía nos golpea por todos lados, pasamos de ser independientes económicamente a depender de la pensión del papá o la mamá, en muchos casos ni tan siquiera de la pensión puesto que hay padres que carecen de ella. Debemos planificar y subsistir con menos recursos y de ellos mantener sobre todo al papá o la mamá y mantenernos nosotros.
– la enfermedad nos arrastra a la SOLEDAD del cuidador , empezamos a ser conscientes de nuestro mundo, de cómo todo por lo que luchamos , nuestros planes y proyectos se han detenido, esfumados .
– nuestros días pasan todos iguales , viendo la vida pasar por la ventana, de compañía las cuatro paredes, donde llegamos un punto en que nos olvidamos de nosotros mismos , donde te paras y te dices «para que arreglarme hoy»sino veo a nadie , si nadie me ve?…
– nuestros horarios cambian, nuestros ritmos, nuestro descanso….cuántas veces ni comemos o lo hacemos solo en la cena porque depende del ritmo del enfermo. Cuántas veces nos levantamos de la mesa porque nos reclaman..cuántas..y al final la comida se nos enfría y nos decimos…ya comeré luego …cuántas veces si seguimos en pareja tenemos problemas porque estamos comiendo y tenemos que levantarnos porque el papá o la mamá nos llama, porque no podemos comer o cenar tranquilos..porque y perdonen les molesta el olor de la caca que a quedado …cuántas veces discutimos porque tenemos que levantarnos en la madrugada porque nos llaman y quizás estamos en la intimidad y nos rompe el momento… Cuántas veces discutimos porque el salir con la pareja implica llevarse al abuelo porque a quien lo vamos a dejar o quién nos lo va a cuidar o requiere un esfuerzo económico para que nos lo cuiden ese día…
– y si estamos solos sin pareja igual sentimos esa dejadez al vernos tan solos. Nuestro amigo es la soledad.
– el desgaste emocional que nos supone ver como empeoran día tras día , el desgaste físico que sufrimos, el cansancio ….nuestro sueño se altera, nuestros horarios de comer se cambian, nuestro cuerpo empieza a quejarse …el desgaste de trajinar con el peso cuando están encamados se nos cobra con dolores de espalda que muchas veces acaban con hernias. Los dolores de cabeza se nos acrecientan…
– el desgaste de súplicas y humillación que pasamos cuando pedimos a los hermanos que nos ayuden, que se queden un día a la semana para que podamos descansar y desconectarnos. Nos volvemos en hijos suplicantes a hermanos dónde no les importan nuestra situación. Nos explican sus razones. Que tienen su familia , su marido, su pareja, o hijos, o están solteros pero necesitan el fin de semana para descansar de sus trabajos , para salir con los amigos , con su pareja, que tienen que aprovechar para ir a comprar, limpiar la casa, o simplemente para descansar….y nosotras nos preguntamos…y yo que?…
– que al olvido de ayudar de los hermanos se suma que no aportan dinero para colaborar, que nos ponen las mil excusas ,.. otros nos dicen que mejor pagar para que los metan en una residencia y de esa forma se libran de la responsabilidad de venir a casa, de ir cuando salen urgencias,. De en el fondo ..quitarse de encima lo que no quieren
– muchos cuidadores como acá en Colombia se las rebuscan para mantener a los papás porque económicamente los hermanos no quieren ..a veces hay que denunciar para que se hagan cargo …
– nuestro currículum laboral se nos queda a cero,
– cuando mueren nos llaman viejas ya para trabajar porque generalmente tenemos edades de 55 para arriba .
– no nos dan subsidios ni un paro con que defendernos para la vuelta a la sociedad …nos encontramos hechas polvo, destrozadas emocionalmente, muchas veces sin familia porque en el proceso de la enfermedad nos abandonaron, los hermanos incluidos, con una edad difícil, con enfermedades ganadas en el proceso como la depresión o las más generales como problemas musculares y de espalda, sentimos que todo lo hicimos por amor hasta el final pero nos sentimos perdidas .
Otras además del duelo que arrastramos nos hemos quedado también solas porque el marido o la mujer nos abandonaron.
– enfrentarnos con una mano delante y otra detrás, sin ahorros ….y sin saber que hacer.
– y todo ello acá narrado no a pasado en dos o tres años…..han pasado diez o quince o veinte años de nuestra vida.
– aprender que de nuevo tenemos que volver a vivir cuando lo olvidamos, y hacerlo sintiendo que ya no somos las mismas , no pensamos igual, que la enfermedad nos cambió la vida, que en el camino descubrimos la indiferencia de quienes creíamos que estaban o nos querían, descubrimos el odio incluso que la propia familia nos tenía y no sabíamos, descubrimos que a fin de cuenta estuvimos solos , descubrimos el engaño del mundo que predica amor y a la hora de la verdad estamos más solos que la una….
– y todo ello vivido lo soportamos por AMOR el mismo por lo que lo volveríamos a hacer….porque nosotros dimos nuestra vida a quien más amamos, nuestros padres, dejamos nuestra vida al servicio de ellos para que a través de nosotros ellos vivieran.
Fuimos sus pies, sus ojos, sus manos, su voz, ….su memoria……
Y ellos nos pagaron con AMOR.

Ahora después de este recordatorio que los políticos tengan presentes nuestro mundo y lo que implicó, implica y seguirá implicando ser …
CUIDADOR Y EX-CUIDADOR..

FELICIDADES CUIDADORES DEL MUNDO….MARCAMOS DIFERENCIA….LA PRIMERA DE ELLAS SE LLAMA…»AMOR, INCONDICIONAL, LIMPIO, PURO,GENEROSO»…

LOS CUIDADORES SOMOS Y SEREMOS DE OTRA PASTA…….GRACIAS.

Ángela Torres Padilla…
EX-CUIDADORA y CUIDADORA DE NUEVO!..

DIOS OS BENDIGA…..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here