SER CUIDADOR, POR JÉSSICA SANCHEZ

0
125
views

SER CUIDADOR

Cada ser humano, está dotado de diferentes cualidades físicas, mentales, espirituales, intelectuales, etc., todos los seres humanos nos caracterizamos por algo en especial, es decir, no hay un ser que por lo menos no tenga una cualidad, una fortuna, una bendición, una destreza, un don, una habilidad, unos más que otros, pero la tienen, o mejor, la tenemos, o como coloquialmente podría decir yo, que a unos nos dan solo un crayón de color negro para colorear, y a otro nos dan la caja completa de crayones, con doble punta y doble color, como rezaría el comercial de los colores Magicolor, y con ese crayón o con esos muchos crayones, aprendemos a colorear nuestra vida, y dando tonalidades diversas según sepamos emplear dichos crayones, y lo mejor, aprendemos a compartir así sea el único crayón que nos haya sido dado, y/o sin crayones, aprendemos a difuminar, colorear en escalas y matices, con tal de lograr dar el tono que requiera cada una de las áreas o aspectos de nuestra vida, y por experiencia les puedo asegurar, que cuando se es cuidador, si que se aprende todo esto, pues tengas un crayón o toda la caja multicolor, a como dé lugar, debes ingeniarte la forma de sortear llevar tu vida y la de tu familiar con demencia, sin importar la que sea, y se hace realmente una escuela intensiva de aprendizaje, desde cuidados de enfermería, hasta sicólogo, pasando por médico, abogado, terapeuta, trabajador social, ingeniero, diseñador de interiores, sin contar los oficios cotidianos de limpiador, carpintero, fontanero, modisto, cocinero, y etc., etc., etc. y claro, se suman las tareas principales y más hermosas: ser madre o padre de tus padres y ser sus ángeles custodios, que como suelo decir, sin alas, para no llamar la atención….

Y cualquiera podría decir, que cómo es posible que un cuidador haga tantas cosas, pues le diré que así es, que no es como imaginan muchas personas, que el cuidador solo le da la sopa al familiar con demencia y le da la pastilla y luego se sienta a mirar para el techo, con certeza que no es así, pues primero hay que diferenciar, que no es lo mismo cuidar de una persona don demencia a una que no la padece, no implica la misma demanda de cuidados una persona diabética, hipertensa o con cáncer, que una con demencia, no es comparable una persona 100% dependiente con una que no lo es, no es igual cuidar de alguien en su plena conciencia a una que la está perdiendo o la ha perdido, a una persona terminal a una que apenas empieza el proceso de la enfermedad, a una que tiene control sobre si, a una que ha perdido el control de su vida, y súmenle si la persona además de padecer una demencia, también es diabética, hipertensa, con Parkinson, cáncer, etc., y si ya una persona con la sola demencia es toda una odisea lograr estabilizarla para darle calidad de vida, imagen lo que es con esta conjugación de otros diagnósticos y/o patologías.

Un cuidador debe velar no solo porque la persona coma, sino que se alimente bien, de forma saludable, debe supervisar o realizar el aseo diario, ducha, vestido, cepillado de dientes, peinado, escoger la ropa, los zapatos, y hasta perfumarlo, claro, todo va según el grado de avance de la demencia, pero en la gran mayoría de los casos, y si el familiar con demencia, no acaba sus días antes con otra enfermedad. El cuidador es quien organiza casa, hace aseo, limpia cada rincón, tiende camas, lava y plancha la ropa, organiza los armarios, pone bombillas y lámparas, adecua los espacios para mitigar los riesgos de accidente en su familiar que cuida, prepara las comidas, le sirve y hasta le da la comida en su boquita o a través de la sonda si fuese el caso. El cuidador también coordina las citas médicas de las diferentes especialidades y la toma de exámenes de laboratorio e imágenes diagnósticas, y claro asiste con el familiar a todas ella, reclama los resultados y los lleva a uno u otro médico según corresponda. El cuidador es quien hace el mercado y compra todo lo que se requiera para la casa (alimentos, útiles de aseo, ropa, zapatos, utensilios domésticos, aparatos ortopédicos y de control, etc.) y claro es quien tramita los diferentes pagos de alquiler, servicios públicos, celular, internet, etc..

El cuidador no solo cuida de día, también cuida de noche, y no solo de lunes a viernes, sino también fines de semana, festivos, navidades, vacaciones, semana santa, etc., etc., etc., además de lo habitual, es quien cambia las posturas del familiar durante la noche, para evitar las escaras en su piel, es quien cambia los pañales e incluso sábanas y tendidos si fuera necesario, quien acomoda la mascarilla de oxígeno y del cpap si el familiar tiene apnea del sueño o problemas respiratorios, o quien corre al lado de la cama cuando el familiar se levanta repentinamente o siente su llamado, es quien abraza y con palabras, cantos y rezos calma la angustia de su familiar que despierta gritando, o es quien llena de besos su rostro, cuando llora porque se siente solo y triste, es quien eleva plegarias al Cielo rogando para que mejore su salud, bien sea en casa junto a su cama, o en la sala de un hospital cuando pasó algún accidente o tuvo una recaída en su salud o alguna nueva patología le fue diagnosticada. El cuidador es quien se disfraza con ropas de colores y se pone de color rojo la nariz, quien con una guitarra vieja charrasquea alguna canción de antaño para hacer reír a su familiar, quien coloca globos de colores junto a la cama para celebrarle el cumpleaños y le apaga alguna velita porque el soplido del familiar ya no es suficiente para apagar el fuego.

El cuidador es quien da parte a sus hermanos y familia, del estado de salud de mamá y/o papá, incluso cuando ninguno de ellos ha aparecido en días o semanas, incluso los invita a visitarlos, comiéndose su dolor y su orgullo, todo con tal de ver la sonrisa de mamá y/o papá al ver a sus otros hijos. El cuidador es quien suele hacer malabares con el dinero para que alcance y poder adquirir todo lo que nuestro familiar requiere, especialmente si se trata de nuestra madre y/o padre, utilizamos todos nuestros ahorros con tal de adecuar todo para que ella o él, estén bien, incluso muchos dejan sus trabajos para poder cuidar 100% y no desampararlos jamás, y otros hacen las mil y una para poder repartirse entre el cuidado de mamá o papá y el trabajo en la empresa, fábrica u oficina, pues de ese trabajo depende la subsistencia del familiar, ya que carece de pensión, de auxilios, de subsidios, de aportes familiares, pues en la gran mayoría de los casos, ni siquiera el resto de hermanos colabora, ni con dinero, ni con tiempo, ni con nada, este mismo cuidador debe hacer proezas para obtener permisos en el trabajo, incluso sufre de acoso laboral y discriminación, pues por cuidar de mamá o papá, se le ve como un problema.

El cuidador es quien no se cansa de elevar plegarias al Cielo, para que su madre o padre mejoren de salud, el que al final de mes no deja de pedir a su Creador que le ayude a alcanzar el dinero, es el que cuida y ahorra cada moneda, el que lleva las cuentas y números para organizar cada compra, cada gasto, el que sin importar cómo, hace estirar el dinero para que a mamá y papá no les falte nada, el que habla una y otra vez con el Ser Supremo, pidiendo ayuda de todas las formas posibles, es que se agarra a sus rezos para ser escuchado en sus plegarias, el que espera que cada mañana sea mejor, el que aunque tenga trabajo e ingresos buenos, sabe que siempre está en manos de El, pues es quien le ha dado el amor necesario y la fuerza para ser un buen cuidador.

El cuidador, es desplazado por la sociedad, por los servicios médicos, por los gobiernos, y cómo no, si el primero en desplazar a un cuidador es su propia familia, incluso ha llevado a separaciones, divorcios, abandonos, recriminaciones, insultos, injusticias por parte de las parejas de muchos cuidadores, que no comprenden la misión que nos fue encomendada de cuidar a quien ya cuidaron de nosotros, a quienes nos dieron la vida, a quienes hicieron todo por nosotros, literalmente todo, y aunque nadie niega los difícil, pesado y hasta complicado que resulta cuidar de una persona dependiente, de una persona además con demencia, aunque nadie niega esa cruda realidad, lo cierto es que lo único que puede vencer acá es el amor, es cumplir las promesas de en las buenas y en las malas, pues finalmente gracias esa madre y/o padre, es que estamos acá, es una ardua tarea, nadie lo niega, pero si la persona que nos ama como pareja, no nos ayuda, no nos comprende, no se pone en nuestro zapatos, y por el contrario nos pelea, nos acusa, nos abandona, nos insulta, nos deja de lado, nos engaña, nos miente, nos pone los cuernos, entonces quien lo hará?

El cuidador, es quien lleva la responsabilidad sobre sus hombros, es quien debe sortear todo lo que se presente en casa, en el trabajo, en el hospital, con la familia, con los médicos, con los demás hermanos, con la pareja, y donde sea y con quien sea, que tenga que ver con mamá o papá enfermos de demencia más todo lo demás que padezcan, el carrusel de emociones que vive un cuidador no tiene comparación, pues se vive al borde del hilo, al borde del abismo, y si a ello se suma todas las demás vivencias, situaciones, problemas, contratiempos, injusticias, desaciertos, y demás situaciones externas que se puedan vivir, les aseguro que la carga emocional que vive un cuidador es realmente extenuante, que hasta el cuerpo físicamente siente perder la fuerza, que sumado a no dormir bien, se siente caer de bruces y perder el aliento, que solo se recupera con la fuerza del amor que se lleva dentro, con la fuerza del amor de quien acompaña el caminar de ser cuidador, y que en los casos especiales, en lo que se cuenta con una pareja ideal, son quienes pueden sacar del fango al cuidador, pues también existen parejas de cuidadores, realmente excepcionales, y que hacen todo y más por su suegra o suegro, hacen incluso todo y más que los demás hijos de esta personita con demencia, pues están ahí frente al cañón, trabajando, haciendo, apoyando, animando, corrigiendo, poniendo en práctica todos sus conocimientos y experiencia, sacrificando también su bienestar y posibilidades, por amor a su pareja cuidadora, y así, con su amor y ejemplo, construyendo un verdadero hogar, una verdadera familia, pues pese a los pesares, esas especiales parejas de cuidadores, están ahí, como una roca, para demostrar de verdad que el amor… todo lo puede………………………………………………………………

Gracias eternas a quien ha estado a mi lado para no dejarme hundir, a quien no me ha abandonado y no me ha dejado a mi suerte, gracias por tanto amor y tanta lucha, en este mundo donde nadie quiere a los viejos, ni a sus cuidadores, donde nadie quiere hacer sacrificios y luchas, donde solo se quiere pasarla bien y tener lo mejor, gracias de corazón, desde lo más profundo de mi alma a quien apostó y sigue apostando por mí y mi madre, a quien pese a las circunstancias no desfallece… eso es amor y amor del bueno… amor hasta el infinito y más allá, pues vales todo..…………………………………………………………

Con amor… Jéssica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here