A finales del 2015, diciembre conocí por faceboock de una fundación que decía luchaba por los derechos de los cuidadores. Para mí supuso ver el cielo abierto , pensar que desde el 2009 mi vida y mi labor como cuidadora tenía visibilidad en el mundo. Como tantas otras cuidadoras y cuidadores empecé a seguirlo por facebook , a todo le daba un me gusta y la necesidad que me decía a mi misma tengo que conocer a este hombre. Tiene que saber también mi historia y quiero hacer todo lo que en mi medida pueda para participar y colaborar. Hoy en día debo decir: maldita la hora en que lo conocí porque descubrí la trama, el negocio y las envidias que hay detrás de una enfermedad llamada Alzheimer. Las historias de los cuidadores del mundo entero sirven para hacer negocio y para que otros se hagan fama a costa nuestra. Ojo cuidadores-as!…

0
84
views

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here