Cartas de una Cuidadora y el Arte de Cuidar, Amar y Sanar Publicado por Jessica Sanchez Caicedo · 9 horas · DIME QUÉ SUFRES Y TE DIRÉ POR QUÉ TU ALZHEIMER

0
538
views

Alzheimer si se puede, Salud holística y natural
Publicado por Jessica Sanchez Caicedo · 9 horas ·

Mi madre tuvo una vida bastante difícil y escabrosa, como cualquier ser humano cometió errores por tomar malas decisiones en ciertos momentos de su vida, claro vistas desde un ángulo muy diferente al que ella pudo tener en su momento, pues estoy segura que si hubiese sabido que no era la mejor decisión, pues no la hubiese tomado, así que por ello mismo es que se dice que nadie debe juzgar a nadie de forma injusta, pues nadie sabe realmente lo que aquella o aquel llevó a tomar decisiones, que aunque para los demás sea lo peor, para esa persona fue lo mejor.

Así que retomando, mi madre al tener una vida difícil, desde que era una niña y hasta llegar a su vida adulta, vivió toda suerte de situaciones y a todo nivel, emocional, familiar, económico, personal, laboral, y etc., etc., etc., y como he visto en mi madre he visto, escuchado, sabido y constatado en muchas personas que padecen Alzheimer u otra demencia, especialmente en las mujeres.

Existe una constante en las personas que padecen Alzheimer, y me referiré específicamente a las mujeres de todo el mundo y concretamente a las de mi entorno, pero que se que aplica para la mayoría, y esa constante es el SUFRIMIENTO, que en la demencia lo traduzco a OLVIDAR, sí. OLVIDAR LO SUFRIDO.

La gran mayoría de nuestras abuelas y madres, por no ir más atrás en el árbol genealógico materno, han sufrido y aún sufren todo tipo de maltratos y abusos,y entre ello encontramos una variada lista de malvivir como golpes, violaciones, maltratos psicológico, abandono, infidelidades, problemas de alcoholismo con sus parejas, y un largo etc.

Todas estas vivencias y muchas más que hemos sufrido las mujeres por generaciones, han traído una enorme soledad y profunda tristeza, arrojando baja autoestima, descuido propio en la salud física, mental y espiritual, pues ante tales vejaciones, muchas han perdido hasta la fe, y es acá donde claramente se puede decir que con toda razón, cualquier mente quiere olvidar si ha sufrido el total desamor y desidia de quien prometió amar en las buenas y en las malas, y la realidad ha sido lo opuesto, y si a esto sumamos el abandono familiar, carencias materiales y emocionales en la infancia, la falta de una buena figura materna y/o paterna, guerras e inseguridad, abandono del estado, falta de ayudas y solidaridad, pues los resultados los vemos hoy por hoy en quienes empiezan a tener olvidos, despistes, depresiones hasta llegar al alzheimer o cualquier otra demencia, que sumado al negocio de las farmacéuticas, hacen el cóctel perfecto para padecer Alzheimer, pues lo que nunca debió ocurrir (todos esos abusos y y maltratos) y lo que se debió hacer (ayudas, solidaridad, apoyo familiar, terapias para sanar las heridas y recuperar la autoestima, entre muchas cosas más) unido a una serie de químicos que dañan el cerebro, resulta inevitable no llegar a los índices que se tienen y pronostican de personas con Alzheimer.

Y así como esta enfermedad, está ligada a los malos hábitos alimenticios, pues está ligada también a estos factores arriba mencionados y que comienzan con el sufrimiento no sanado y el querer olvidar ese sufrir que por años de padeció.

Así que la invitación general es la de sanar esas heridas, sanar las emociones y sentimientos que nos hacen daño, que sin querer o queriendo se guardan por años y años, y solo llenan de soledad y frustración el alma, al punto de crear grandes resentimientos y rencores no solo contra quien nos hizo daño, sino contra nosotros mismos, que no paramos de culparnos, de injuriarnos, de despreciarnos, de reclamarnos, y todo ello lo guardamos en un lugar llamado alma, pero como nuestra alma y cuerpo están íntimamente ligados, entonces nuestro ser físico y mental lo exterioriza a través de diversas dolencias y enfermedades, pues aunque suene increíble para muchos, está más que cierto y comprobado que prácticamente todas las enfermedades tienen un origen emocional, espiritual, sentimental, somos seres holísticos, integrales, y como tal, no podemos separar una parte de la otra, y por ello mismo lo no sanado se trasluce, es como una manzana que tiene un gusano dentro, por fuera se puede ver roja y brillante, pero poco a poco ese gusano irá haciendo su trabajo, hasta acabar con la manzana y dejarla en nada y lo poco que queda está roído, negro, asqueroso, al punto que hay que tirar lo poco o nada que quede de la manzana.

Pues bien, así somos nosotros, por ello la importancia de sacar ese gusano del dolor, de la frustración, de la culpa, del odio, del resentimiento, de la pena, echarlo fuera para sanar, para vivir a plenitud, ya se que no es fácil, y nadie ha dicho que lo sea, si fuera fácil no habría tanta enfermedad, ni guerras, ni injusticias, pero si es posible, no cambiaremos el mundo de afuera, pero si podemos cambiar nuestro mundo interno.

¿Qué cómo se hace? eh ahí la pregunta del millón, pues existen diversas formas, ninguna es mágica, ninguna servirá para de la noche a la mañana dejar de sentir dolor y rabia contra alguien o contra la vida misma, todo es un proceso, así que si para lograr el desarrollo de un ser humano desde que se es engendrado, un ser puro y limpio, y se toma alrededor de 9 meses, imaginen lo que es volver a nacer a la plenitud interior, pero un buen comienzo es aceptar que tengo un “gusano” dentro, o muchos “gusanos”, y una vez aceptado y reconocido, es decir reconocer que sí cargo tristeza, dolor, rencor, etc., y que además debo sacar esto de mi interior, ya puedo iniciar un camino de sanación, que acompañado de otras herramientas, ayudarán a sanar no solo el alma sino el cuerpo físico y mental.

Un buen día para todos, bendiciones para cada actividad que realicen.

Jessica Sanchez Caicedo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here