CONOCER

0
483
views

Los omega 3 aportan flexibilidad a nuestras células y permiten un correcto funcionamiento de nuestro corazón y de nuestro cerebro. Tienen un efecto antiinflamatorio, lo que dificulta el crecimiento de las células cancerígenas; estimulan el sistema inmune y fluidifican la sangre. Además, nos aportan vitalidad y energía. Las mejores fuentes de omega 3 son las semillas de lino y chía, las hojas verdes, las algas y el pescado azul. De entre todas las hojas verdes destacan las espinacas, las lechugas más verdes, la rúcula y la verdolaga.

La vitamina A es antioxidante y ayuda a eliminar los radicales libres, tan importantes en el origen del cáncer. Protege la piel y las mucosas, por lo que también disminuye el riesgo de aparición de cáncer de boca, estómago, colon y cuello uterino.
La vitamina C es un buen antioxidante y actúa bloqueando la acción de los radicales libres; interviene en la síntesis de colágeno, en la producción de hormonas, estimula el sistema inmune y aumenta la absorción de hierro a nivel intestinal.

Durante la quimioterapia se destruye la flora intestinal y nuestro organismo no es capaz de sintetizar vitamina K, pues de esta función se encargan de forma natural las bacterias de nuestro intestino. La vitamina K es necesaria para los procesos de coagulación y previene algunos cánceres como el de piel e hígado. Al tomar batidos ricos en frutas y hortalizas ingerimos esta vitamina, que estaría en déficit durante el tratamiento con citostáticos.

La fibra insoluble nos permite absorber gran parte de los tóxicos presentes en nuestro aparato digestivo. Actúa como una esponja que aspira los tóxicos procedentes de una mala alimentación, como restos de pesticidas, metales pesados, benzopirenos, aditivos, colorantes y muchos de los productos de desecho que genera nuestro cuerpo. Recuerda que nuestro cuerpo está en constante cambio y renovamos nuestras células con frecuencia. Esta renovación celular produce abundante «basura» que va a parar a nuestros intestinos. Si tomamos abundante fibra insoluble, presente en las hojas verdes, en la piel de la fruta, en las semillas, los frutos secos y los cereales integrales, podremos eliminar gran parte de esta basura

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here