Dr. Thomas Szasz,

0
59
views

El Dr. Thomas Szasz, Profesor Emérito de
Psiquiatría en el Centro de Ciencias de la
Salud de la Universidad del Estado de
Syracuse, Nueva York, y autor de más de 25
libros, aclamado a nivel internacional como
“uno de los escritores más importantes en el
campo de la psiquiatría actual”, escribe:

Basándose en una encuesta sobre la salud de la nación, la
revista Parade llegó a la conclusión de que la depresión “ocupa el
tercer lugar entre las ‘enfermedades’ más comunes”. Pero cuando se
les preguntaba a los encuestados: “¿Qué es lo que más te preocupa
sobre tu salud en el futuro?, no mencionaron la depresión, les
preocupaba el cáncer y las enfermedades del corazón. Aunque la
gente ha aceptado la clasificación de la depresión como una
enfermedad, no les asusta tenerla, porque en forma intuitiva
reconocen que es un problema personal, no una enfermedad. Les
asusta tener cáncer y enfermedades cardiacas porque saben que son
enfermedades, verdaderos problemas médicos, no sólo nombres.
Allen J. Frances, profesor de psiquiatría del Centro Médico de
la Universidad Duke y director del equipo de trabajo del DSMIV, escribió lo siguiente: “El DSM-IV es un manual de
trastornos mentales, pero de ninguna manera explica con
claridad lo que es un trastorno mental… Es discutible que
exista un término peor que trastorno mental para describir las
condiciones que el DSM-IV clasifica”. Entonces, ¿por qué la
Asociación Psiquiátrica Norteamericana sigue usando este término? La
función primaria y la meta del DMS es dar credibilidad a la afirmación
de que ciertos comportamientos, o dicho en forma más correcta,
ciertos malos comportamientos, son trastornos mentales y que tales
trastornos son, en consecuencia, enfermedades médicas. Por tanto, el
juego patológico tiene la misma categoría que un infarto al miocardio
(falta de sangre a la pared del corazón). De hecho, la Asociación
Psiquiátrica Norteamericana afirma que apostar es algo que el paciente
no puede controlar; y que por lo general, los “síntomas” o “trastornos”
TRADUCIDO POR CCHR MEXICO COMO UN SERVICIO A LA SOCIEDAD
PARA MAYOR INFORMACIÓN U ORIENTACION CONTÁCTENOS EN
www.cchrlatam.org
psiquiátricos no pueden ser controlados por el paciente. Yo rechazo
esa afirmación como algo evidentemente falso. La afirmación
de los psiquiatras de que las enfermedades mentales son
enfermedades del cerebro apoya la aparente validez del DSM,
una afirmación que supuestamente se basa en
descubrimientos recientes de la neurociencia, que se
realizaron mediante técnicas de tomografía para la diagnosis y
agentes farmacológicos para el tratamiento. Esto no es
verdad. No existen pruebas objetivas de diagnóstico que
confirmen o no la diagnosis de la depresión; una diagnosis puede
y debe hacerse sólo basándose en la apariencia y el comportamiento
del paciente y los informes de otros respecto a su comportamiento. No
existen exámenes de sangre ni otras pruebas biológicas para
determinar la presencia o ausencia de una enfermedad
mental, como las que se tienen para la mayoría de las
enfermedades del cuerpo. Si se desarrollara una prueba de este
tipo (para lo que hasta la fecha se ha considerado una enfermedad
psiquiátrica), entonces la condición dejaría de ser una enfermedad
mental y se le clasificaría como un síntoma de una enfermedad
corporal. Por ejemplo, si la esquizofrenia resulta tener una causa y una
cura bioquímica, la esquizofrenia ya no sería una de las enfermedades
por las que la persona tendría que confinarse en un manicomio
involuntariamente. De hecho, sería tratada por neurólogos y los
psiquiatras ya no tendrían nada que ver con ella, así como no tienen
nada que ver con un glioblastoma [un tumor maligno], con el mal de
Parkinson y otras enfermedades del cerebro.
“No existe ninguna prueba hematológica, ni ningún otro
examen biológico para determinar la presencia o ausencia de
una enfermedad mental, como lo hay para la mayoría de las
enfermedades corporales. Si se desarrollara un test así,
entonces la afección dejaría de ser una enfermedad mental y
se clasificaría, por el contrario, como síntoma de una dolencia
corporal”.
— Thomas Szasz, Doctor en Medicina Profesor Emérito de
Psiquiatría, 2002.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here