En honor a mi madre Juana, víctima de la psiquiatría y del Alzheimer 18 de junio a las 0:03 · Así empezará esta página en honor de mi madre y como testimonio de la mafia existente de una enfermedad que arrasa.. El Alzheimer. La forma en como la medicina diagnostica psiquiátricamente solo por juicio y como destruyen la vida de a quienes los meten en el protocolo de enfermedad mental y Alzheimer. Del vacío legal que hay con un derecho que se dice “consentimiento consentido” … De la poca información que dan a las familias sobre los efectos que van a tener las drogas que ellos llaman medicamentos y que callan. De la autoridad que ejercen haciéndose los dueños de los pacientes. De una medicina que no cura y tan solo cronifica y lleva a una muerte larga y agónica con el deterioro físico y cognitivo que les producen. A una medicina que estigmatiza al paciente. A una medicina que convierte en muertos vivientes, zombis…. Con camisa de fuerza a través de sus fármacos y les arranca hasta el alma. Una medicina que después que saca partido económico del paciente de Alzheimer o demencia lo único que nos ofrecen al final del deterioro total y vegetativo es la sedación terminal. Una medicina que los conlleva a la muerte… Y una función y labor que ejercemos los hijos que dejamos todo por cuidarlos. Unos hijos que somos víctimas de este genocidio creado por farmacéuticas y médicos y que pagamos un precio muy elevado : nuestra vida se ve reducida a la más total de las soledades, apartadas del mundo laboral y social, sin ingresos ni derechos, una labor de amor y por amor pero que implica nuestra desaparición del mundo. Arrastramos estados emocionales de subidas y bajadas, sufrimos en muchos casos la indiferencia y abandono de la familia, en ocasiones nos ayudan con migajas, los problemas con la pareja e hijos en caso de tenerlos también se ven afectados. El círculo de amigos se va reduciendo, el panorama que tenemos no invita a una vida “normal” como la que teníamos antes de la enfermedad. Nos olvidamos de nosotros mismos porque la persona y la enfermedad lo requieren. Olvidamos el tiempo, el sentido de unas vacaciones, de un fin de semana, de unas Navidades, de un final de año, de un cumpleaños. Invertimos nuestros horarios de comidas, la comida termina siendo la cena… Nuestro sueño se acaba alborotando al compás del enfermo. Perdemos hasta la rutina de cambiarnos la ropa porque…. Para que? Si estamos todos los días metidos en casa. A veces ni queremos mirarnos al espejo. Acabamos teniendo la tarjeta vip de urgencias de tantas veces que nos toca ir al hospital. Vemos pasar nuestra vida a través de la ventana… Cuesta que enfatizen con nuestra realidad… A fin de cuentas la sociedad te dice que es tu problema. Y cuando todavía no hemos aprendido a manejar nuestra realidad un día llega en que esa persona querida se muere y tenemos que enfrentarnos al duelo. Volver a una sociedad de la que nos apartamos durante años y que nos llama “viejas” para optar a un trabajo. Donde hay que arañar para lograr una ayuda económica que nos permita tirar hacia adelante. Volvemos de nuevo después de tantos años a una sociedad, con un cuerpo quejoso por problemas físicos de años de cuidar y movilizar un cuerpo. La mayoría terminamos con problemas de espalda. Otra gran mayoría empezamos más solos que la una porque la enfermedad destruyó la familia, los lazos de sangre desaparecen. En ocasiones hay hermanos que dan una patada al hermano o hermana que cuido de su padre o madre. Sin duda el Alzheimer destruye al enfermo y al Cuidador. Y también está enfermedad sirve para lucrarse de méritos y fama a Fundaciones o Asociaciones que bajo el lema de todo por el Cuidador se aprovechan de las historias y vivencias duras y dolorosas para tener más audiencia de público en su red social de redes. Hasta para eso sirve el Alzheimer. Nada es lo que reluce. Y por último con estas palabras que mi madre rezaba dejo testimonio del calvario de ella, de su pelea por la vida y de cómo la remataron…. Legalmente. O te matan de Iatrogenia o te inducen. Ser mayor equivale a no merecer vivir para una sociedad donde vale lo funcional y lo que aporte. Lo viejo no interesa….. Es como si mi madre hubiese sabido su final cuando ella repetia: Dios os bendiga a todos Los que me hicisteis mal.

0
155
views

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here