GRACIAS JESSICA…

0
255
views

LLEGA LA NOCHE… NO SE ASUSTE DE SU FAMILIAR:

Hace un par de días, compartí dos vídeos, grabados el 2 de junio de este año, el durante y el después del síndrome del ocaso en mi madre, para mostrar el comportamiento que puede llegar a tener quien padece el síndrome del ocaso, el cambio puede ser tan fuerte, que pueden evidenciar que parecen dos personas diferentes, durante el síndrome del ocaso, pueden llegar a ser tan agresivos, que lo mejor es conocer de qué se trata este fenómeno y así aprender a manejarlo, y la mejor forma es guardar la calma, tratar de distraer, conciliar y/o dejar a nuestro familiar tranquilo, que se calme, y ya conociendo de qué se trata, tomar medidas anticipadas cada jornada, de forma que se facilite el manejo una vez esté cayendo la tarde.

Por experiencia, mantenga una rutina para su familiar, desde que se levanta hasta que se duerma, incluya actividades físicas, ocupacionales, cognitivas, espirituales, participación en actividades del hogar, que su alimentación sea rica en verduras, frutas, proteínas vegetales, además pollo, pescado, pavo, conejo, agua, vitaminas y minerales, infusiones de valeriana, lavanda, pasiflora, grasas buenas como el aceite de coco, contacto físico y emocional, observe mucho a su familiar, de forma que logre identificar con claridad cuándo comienza a tener los cambios de comportamiento por el fenómeno del síndrome del ocaso, de forma que antes que ocurra, usted, querido ángel custodio, esté preparado para lo que se pueda avecinar, y pueda controlar la situación, incluso antes que ocurra.

En mi caso, les cuento, que mi madre casi a diario sufre de este fenómeno, algunas veces más fuerte, otras más leve, a veces sobre las 6:30 de la tarde a 7:00 de la noche, y en otras sobre las 8:00 de la noche, así que, como ya sé que es alta la probabilidad que ocurra, a las 6:00 de la tarde le doy una infusión de lavanda con 20 gotas de valeriana, y 15 minutos después la voy llevando a su habitación para que se ponga la pijama, de forma que no se me haga un lío poder poner la pijama más tarde, para ese momento aprovecho y de una vez le coloco los pañales que usará en la noche, y como no le gusta ponerse la pijama porque ya está entrando en la fase de síndrome del ocaso, entonces, la motivo a terminar de empijamarse, con anunciarle que le serviré la cena, de forma que a las 7:00 de la noche la estoy sentando al comedor, y una vez termina de cenar su crema o sopa de verduras y el huevo cocido o jamón, le suministro una cápsula de hierba de San Juan, que la ayuda a relajar y conciliar el sueño, enseguida la llevo a cepillar sus dientes, y con cariño y mucha paciencia la invito a ver televisión en su cuarto, la acomodo en su camita, le pongo un programa de concurso o de humor, le dejo la luz del cuarto encendida, y luego de una media hora le enciendo su lamparita, que irradia una luz tenue pero suficiente para que vea en su cuarto, y sobre las 9:00 p.m. ya le he apagado el televisor, y me acomodo a su lado, para mimarla, hablarle un poco, rezar con ella o ponerle música relajante y acompañarla y acomodarla bien para que duerma y arroparla, pues ya está empezando a bajar el síndrome del ocaso y por tanto su temperamento ya está más calmado y está más receptiva y algo somnolienta, sobre las 9:30 p.m. a 10:00 p.m., le pongo su mascarilla del CPAP y oxígeno, y aunque no se duerme profunda, ya entra en esa etapa de relajación, hasta que se duerme, valga aclarar que a veces esto se puede alargar, según la fuerza que haya tenido el síndrome del ocaso en esa noche.

Bendiciones para todos y mucho amor y paciencia para con sus tesoros.

Les comparto además, un artículo que aporta más información.

SÍNDROME DEL OCASO

Fuente: previndsalud

Es un fenómeno curioso que ocurre en ancianos con demencia. Cuando cae la tarde y llega el final del día estos pacientes se vuelven más inquietos, agresivos o agitados. Conduce a la irritabilidad del paciente.

Esto sucede por una disfunción del ritmo circadiano. Se tiene constancia de que este ritmo es controlado por el núcleo supraquiasmático. Este junto con la hormona melatonina intervienen en el proceso relajación-sueño. Los pacientes con enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, tienen dañadas las zonas del cerebro que controlan los ritmos circadianos. Además de contar con niveles reducidos de melatonina. Todo esto junto con la falta de luz natural, ruido, cansancio, etc, pueden dar como resultado este síndrome del ocaso.

Muchos estudios señalan que el síndrome del ocaso tiene su origen, por así decirlo, en una mala función del ritmo biológico de sueño y vigilia. Este, funcionando normal, determina el momento de descansar y cual no. Cuando nuestra mente pierde el control de este ritmo, el organismo comienza a desconocer el modo natural de comportamiento. Generando entonces confusión, irritabilidad y afectando a las funciones cognitivas y biológicas del organismo.

Entre los signos y síntomas que sufres los pacientes con este síndrome tenemos:

-Agitación. Puede agarrar y tirar objetos de manera compulsiva.

-Tiende a exhibir un monólogo, discusiones animadas, gritos y voces.

-La desorientación y confusión les produce ansiedad, miedo y se traduce en conductas de irritabilidad, apatía, y depresión.

-Aumenta la actividad nocturna, y con ella el insomnio y la somnolencia diurna.

Consejos para el cuidado y manejo de quienes padecen el síndrome del ocaso:

Reducir el nivel de ruido, donde se encuentren estos pacientes, agasajarlos con música relajada.

Exponerlos a la luz natural, fundamentalmente desde las 6-9 de la mañana.

Que sus habitaciones estén bien iluminadas, para que no se desorienten en caso de que deambulen.

Proporcionarles técnicas para que duerman de noche y no tanto de día.

Un paseo al aire libre durante la tarde, reduce la agresividad e irritabilidad.

Fomentar actividad física, que reduce la conducta agresiva y la tensión nerviosa.

Crear una rutina con las horas de las comidas.

Evitar que tomen café, bebidas con cafeína o teína. Se evitará la agitación.

Procurar la toma de alimentos ricos en vitamina B6. Tienen efectos calmantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here