Otra querida amiga de mi madre, además de irle a limpiar a su casa compartían salidas. A veces yo la miraba a mi madre cuando iba toda erguida a la casa de la sra Concepción a limpiarle…me decía..pero si las dos están igual de mayores, ….mi madre siempre fué joven por dentro y por fuera se las apañaba para seguir siéndolo. De hecho yo en una salida a las bodegas Torres las acompañé… Mi madre desde siempre sintió muchísima empatía por las gentes y en especial por la gente mayor. Le daba pena los abuelos que estaban solos, o que los hijos los habían olvidado, o los que estaban en las residencias y no iban a verlos. Les recitaba poesías, oraciones, los sacaba a pasear, les daba la merienda o estaba al lado de las camas en silencio haciendo compañía con su presencia. Una gran lección de amor hacia los demás lo que aprendí de mi madre……y que nunca se es mayor para repartir amor.

0
64
views

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here