Para tener salud, energía y larga vida debemos alejarnos de los alimentos carentes de nutrientes y muy dañinos para nuestro metabolismo. A estos alimentos, a este tipo de nutrición se la llama nutrición funcional.
Pero, ¿Qué es?. Los alimentos funcionales son aquellos que tienen un efecto potencialmente positivo en la salud más allá de la nutrición básica. Alimentos que son elaborados no solo por sus características nutricionales sino también para cumplir una función específica como puede ser el mejorar la salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades. Consumidos rutinariamente y en porciones adecuadas aportan vitaminas, minerales y proteínas que en conjunto ayudan a fortalecer el sistema inmunitario, mejoraran el funcionamiento del sistema nervioso y permiten el correcto desarrollo del organismo, además ayudan en la prevención de enfermedades. Dato curioso este concepto de los alimentos funcionales fue desarrollado en Japón durante la década de 1980, como una necesidad para reducir el alto costo de los seguros de salud que aumentaban por la necesidad de proveer cobertura a una población cada vez de mayor en edad (16). En Europa fue a mediados de los años 80 cuando se empezó a trabajar en estos alimentos y a organizarse reuniones de expertos sobre el tema.
Con el transcurrir de décadas queda más que demostrado la importancia vital para nuestro organismo que tiene una buena alimentación. Ya no hay dudas de ello. Los alimentos mejoran la salud y previenen enfermedades.
¿QUÉ GRUPO O GRUPOS DE POBLACIÓN PUEDEN BENEFICIARSE DE ESTA NUTRICIÓN FUNCIONAL?
– Personas que tengan necesidades especiales, como embarazadas, mujeres posmenopáusicas, mujeres en edad fértil, niños en período de crecimiento rápido, fumadores, bebedores, y personas de edad avanzada,
– Personas que siguen una dieta inadecuada o poco saludable, como los niños que consumen grandes cantidades de refrescos, bollería y golosinas; mujeres adolescentes que siguen dietas muy restrictivas para bajar peso; personas que se saltan comidas; deportistas que realizan ejercicio físico muy intenso; personas mayores con problemas de masticación.
– Personas que toman químicos farmacológicos que interfieren en la absorción de nutrientes o con ingesta frecuente de laxantes.
– Personas que presentan enfermedades digestivas o renales crónicas, como enfermedad de Crohn, celiaquía, intolerancia a la lactosa, mala absorción de grasas, síndrome de intestino corto, diverticulitis, etc
PODEMOS DECIR QUE…
A. Los alimentos cotidianos, como las verduras, las frutas, los granos, los lácteos, el pescado y la carne, con compuestos que proveen un nivel nutricional alto, por ejemplo los probióticos del yogurt y los antioxidantes de las bayas, como los arándanos.
B. Los alimentos enriquecidos o fortificados con compuestos alimentarios, como los ácidos grasos omega 3.
C. Los ingredientes alimentarios sintetizados, como los prebióticos.
Son las tres categorías que distinguen a los alimentos funcionales.
NUTRICIÓN NUTRACEÚTICA
No olvidar estos «otros» alimentos. Este término nutracéutico fue acuñado desde los conceptos de «nutrición» y «farmacéutico» en 1989 por el Dr. Stephen DeFelice quien definió los nutracéuticos como «un alimento o parte de un alimento que proporciona beneficios médicos o para la salud, incluyendo la prevención y/o el tratamiento de enfermedades».
Los mejores son:
Tomate, una verdadera farmacia.
Agua, imprescindible para el organismo.
Avena y otros cereales, siempre integrales.
Arándanos y frutos rojos para la circulación.
Kiwi y rúcula, fuentes de ácido fólico.
Frutas y verduras, los alimentos del verano.
Brócoli y familia, mejor crudos o al vapor.
El pescado, amigo del corazón.
PODEMOS RESUMIR DICIENDO QUE
Estos alimentos son muy beneficiosos para la salud porque tienen un efecto positivo que va más allá de la nutrición básica. Esta clase de alimentos promueven un estado de salud óptimo y pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar algunas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y algunos tipos de cáncer.
Que estos alimentos están al alcance de todas las personas, alimentos como:
-el aceite de oliva, que es una excelente fuente de ácidos grasos que ayudan a prevenir y evitar enfermedades de tipo cardiovascular
-la cúrcuma, con su principal componente la curcumina. Única como antioxidante y antiinflamatoria
-el atún, contiene ácidos grasos Omegas3,reduciendo el riesgo de cardiopatías.
-el aguacate, ayuda a reducir el riesgo de cardiopatía, la presión arterial alta y la osteoporosis. Contienen vitamina B6 y E. Además posee ácido fólico, fibra y potasio
-la canela, que además de su excelente sabor ayuda a reducir el colesterol malo y las concentraciones de glucosa en la sangre. Además, contiene hierro, calcio, vitamina C y B1
-verduras entre ellas Brocoli, col y coliflor. Mantienen la salud del sistema inmunitario, ya que son ricas en vitaminas C, E y K. Además poseen minerales como el potasio, el magnesio y la fibra

Autor

  • Nacida en Castellar del Vallés, Barcelona, España. Terapeuta reflexóloga, autodidacta. Cuidadora durante nueve años de madre con demencia Cuerpos de Lewy. Desarrollo terapia alimenticia y suplementaria al ser testigo de los graves efectos que las drogas psiquiátricas produjeron en su madre. Diplomada en Naturopatía. Activista en CCHR Comisión derechos humanos de ciudadanos por una salud mental digna. Conocida en redes sociales como Angela. Maneja página en Facebook, https://www.facebook.com/alzheimersisepuede Línea natural de la mano de amigos como Josep Pamies, Teresa Morera, doctora Mary Newport. Su Método está basado en la prevención y mejora del Alzheimer y deterioro cognitivo a través de la alimentación, suplementación, aceite de coco, terapia conductual, meditación y oración. Actualmente reside en Colombia.