Su trabajo fué su tesoro, le prometió al alcalde que la colocó a limpiar en el banco que no faltaría nunca…y así fué. 33 años trabajados sin una baja, era igual que tuviera fiebre o anginas, o que se encontrara mal; ella se ataba su bufanda al cuello y al trabajo. Lo cierto que su trabajo era amor, tenia amor por su trabajo, cuido del trabajo como su casa; amo sus trapos, su plumero, su cubo, su mocho…… Una honra para mi; cualquier persona que oía: si la Juana , la que limpia el banco de Sabadell…todos sabían quien era. Gran lección mamá, de honradez, de humildad y de felicidad por el trabajo.

0
62
views

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here