VERDADES COMO TEMPLOS…

0
257
views
silhouette of a girl keep her head

Ser cuidador:

Es 31 de diciembre, y son las 1:56 de la tarde, quiero saludar a todos los cuidadores, que como Angela y yo, estamos en casa, cuidando, que no han tenido la posibilidad de un relevo para salir y estar a las anchas, para todos esos cuidadores que como nosotras, y a pesar del amor y la paciencia, por momentos, o por horas o días, nos sentimos consumidos, agotados, agobiados, cansados, no de la persona que cuidamos en sí, pues ni culpa tienen de su demencia, pero si todo esto y como digo hasta cansados del encierro, del día a día, de la noche a noche, de la falta de un verdadero y entero apoyo familiar, o de no tener los recursos económicos suficientes para poder contratar a una persona que nos ayude y apoye y nos releve, sin tener que estar pendientes de nada, un saludo para todos esos cuidadores que como nosotras, llevan años y años, y no porque reneguemos de la bella labor de cuidar, sino porque sabemos de lo duro que es soportar hasta insultos de tu familiar, malas caras, malos gestos, golpes, giradas de cara, y palabras y actitudes tan desobligantes, que solo quieres salir corriendo de allí, un saludo para todos los cuidadores del mundo que como nosotras, pese a las lágrimas, al cansancio, a la soledad, al encierro, a las mil y una que solo saben que suceden nosotros los cuidadores, un saludo para los cuidadores que como nosotras estarán observando el instante de cuando lleguen las 12 y todos se saluden y salten de alegría, y estarán ahí, al lado de su familiar enfermo, y será una noche más, una jornada más, mientras los familiares de nosotros cuidadores, están a sus anchas, están en su casa o paseando, o en fiesta o sencillamente compartiendo, mientras nosotros estamos solos cuidando de mamá o papá que también son su mamá o papá, y que gracias al Cielo que nos ha dado fortaleza, seguimos cuidando y manteniendo bien a sus progenitores.

Un saludo de feliz año, para todos los cuidadores, que como nosotras, han dado todo por sus seres queridos, y aunque no esperamos agradecimientos, naturalmente sí necesitamos ayuda, apoyo, cuidados, mimos, compañía, atenciones, alegría, entusiasmo, ánimos, amor… para la familia sería tan fácil decir: “ehy fulano o sutano, después de cenar, vete por ahí a difrutar hermana o hermano, y disfruta, has estado todo el año, día y noche cuidando de papá o mamá, te mereces salir, descansar, divertirte, ve tranquila o tranquilo que yo me encargo”

Ser cuidador es una bendición, es un aprendizaje continuo, pero también es un reto, que trae tantos altibajos, que por momentos se vuelve insostenible, inmanejable, no sé en realidad de dónde sacamos fuerza para no desfallecer, la única explicación es que Dios interviene y el amor que tenemos por nuestros familiares a quienes cuidamos.

En días y noches como hoy, si que ayudarían los amigos y amigas, que también se las ingeniaran para compartir con cuidadores como nosotras, que escucharan nuestras peticiones de “hagamos algo, compartamos, reunámonos”, querer es poder, y sí, los amigos sí que podrían ayudarnos, incluso siendo también cuidadores, pues viven lo mismo que uno, repito, querer es poder.

Así que de nuevo un saludo de feliz año para todos los cuidadores del mundo, que como miles de veces ha dicho Angela, no tenemos verbenas, navidades, fin de año, vacaciones, cumpleaños, día del santo, ni nada de tiempo para nosotros mismos, y sí, acá se cumple lo dicho por Angela, lo vivido por ella, por mi y por tantos como nosotras, que nos damos ánimo a nosotras mismas, sí, no hay de otra, pero que es duro, fuerte, sí, también lo es.

Somos prácticamente invisibles para el mundo, y cómo no, si somos invisibles hasta para la familia, así que somos más héroes y heroínas, somos más que ángeles custodios, de corazón espero que las promesas de Dios a los buenos hijos, se cumplan, de lo contrario, no entenderé tanto dolor, sufrimiento, angustia, altibajos, soledades, discusiones, y etc, vividos por ser cuidadores, es cierto, se viven momentos y tiempos bellos, de amor, al lado de quien cuidas, pero a qué costo se paga, de verdad Dios del Cielo, no te olvides de nosotras, y de todos los cuidadores, que cumplimos a cabalidad lo que dijiste de: “honrar a padre y madre”

Un feliz año para todos los cuidadores, un abrazo lleno de cariño, de bendiciones para todos.

Nosotras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here